lunes, 19 de diciembre de 2011

Las soldaduras metálicas.

Muchas veces en el proceso constructivo es habitual la utilización de estructuras metálicas, por ende es esencial el uso de soldadura para su fabricación.

Con la soldadura lo que se consigue es unir dos materiales, a través de la fusión. Es importantes destacar, que existen disferentes tipos de soldadura, cuya diferencia radica en la fuente de energía que se utilice para fusionar los materiales. Entre ellos tenemos la llama de gas, un arco eléctrico, un rayo láser, un rayo de electrones, procesos de fricción o ultrasonido.


 
Debido a su empleo es muy peligroso, por lo cual se deben tomar las precausiones necesarias para evitar accidentes, tales como: quemaduras, descargas eléctricas, humos venenosos, sobreexposición a la luz ultravioleta e incendios, entre otros.

Sin embargo, hoy en día los procesos de soldadura son mas seguros, gracias a las tecnologías y a que cada vez mas las personas que llevan a cabo este tipo de actividad, están mas capacitadas y cuentan con los equipos que se utilizan por las normas de seguridad.

Cabe destacar que las obras en acero implican, además de la soldadura, trabajos complementarios, como el corte y esmerilado de las piezas metálicas, las cuales también pueden producir graves lesiones si no se cuenta con una adecuada protección y procedimientos seguros.

Es por ello que, las empresas que se dedican a estas labores invierten cada día más recursos en capacitación, protección y especialización del personal, así como en el perfeccionamiento de los equipos y herramientas, pues se han dado cuenta que ello redunda en la disminución de los costos a mediano y largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario